sábado, 14 de septiembre de 2013

Efemérides poética


Allá por 1920, el 14 de Septiembre, nacía en Paso de los Toros, Uruguay, Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugia, más conocido por todos simplemente como Mario Benedetti. En recuerdo de él, compartimos dos poemas suyos.




Hombre que mira más allá de sus narices

Hoy me despierto tosco y solitario
no tengo a nadie para dar mis quejas
nadie a quien echar mis culpas de quietud

sé que hoy me van a cerrar todas las puertas
y que no llegará cierta carta que espero
que habrá malas noticias en los diarios
que la que quiero no pensará en mí

y lo que es mucho peor
que pensarán en mí los coroneles
que el mundo será un oscuro
paquete de angustias
que muchos otros aquí o en cualquier parte
se sentirán también toscos y solos
que el cielo se derrumbará
como un techo podrido
y hasta mi sombra
se burlará de mis confianzas

menos mal
que me conozco

menos mal que mañana
o a más tardar pasado
sé que despertaré alegre y solidario
con mi culpita bien lavada y planchada
y no solo se me abrirán las puertas
sino también las ventanas y las vidas
y la carta que espero llegará
y la leeré seis o siete veces
y las malas noticias de los diarios
no alcanzarán a cubrir las buenas nuevas
y la que quiero
pensará en mi hasta conmoverse
y lo que es muchísimo mejor
los coroneles me echarán al olvido
y no solo yo muchos otros también
se sentirán solidarios y alegres
y a nadie le importará
que el cielo se derrumbe
y más de uno dirá que ya era hora
y mi sombra empezará a mirarme con respeto

será buena
tan buena la jornada
que desde ya
mi soledad se espanta.



Ese gran simulacro

Cada vez que nos dan clases de
amnesia
como si nunca hubieran existido
los combustibles ojos del alma
o los labios de la pena huérfana
cada vez que nos dan clases de
amnesia
y nos conminan a borrar
la ebriedad del sufrimiento
me convenzo de que mi región
no es la farándula de otros

en mi región hay calvarios de
ausencia
muñones de porvenir / arrabales
de duelo
pero también candores de
mosqueta
pianos que arrancan lágrimas
cadáveres que miran aún desde
sus huertos
nostalgias inmóviles en un pozo
de otoño
sentimientos insoportablemente
actuales
que se niegan a morir allá en lo
oscuro

el olvido está lleno de memoria
que a veces no caben las
remembranzas
y hay que tirar rencores por la
borda
en el fondo el olvido es un gran
simulacro
nadie sabe ni puede / aunque
quiera / olvidar
un gran simulacro repleto de
fantasmas
esos romeros que peregrinan por
el olvido
como si fuese el camino de
santiago

el día o la noche en que el olvido
estalle
salte en pedazos o crepite /
los recuerdos atroces y de
maravilla
quebrarán los barrotes de fuego
arrastrarán por fin la verdad por
el mundo
y esa verdad será que no hay
olvido



12 comentarios:

  1. COMENTARIO:

    Karin Silva – Paola Manrique – UNFV
    Con respecto al poema: “Hombre que mira más allá de sus narices”, si bien es cierto no todos los días son iguales, muchas veces nos levantamos con mucho ánimo, otras veces simplemente no queremos ni levantarnos y nos da pereza empezar un nuevo día o tenemos demasiados problemas, nos sentimos cansados, tan agobiados de nuestra realidad que preferimos huir y hacer como que no pasa nada, y que todo está bien en nuestras vidas. Tanto es así que cuando las cosas no son lo que solían ser y los tiempos difíciles nos rodean, es normal que comencemos a cuestionarnos a y nuestra motivación por la cual todo ello se muestra como una sombra que nos cubre sin salida pero siempre habrá una luz si nos aferramos ser positivos manteniendo la fe en que Dios nunca nos dará más carga de la que podamos soportar. Decir que no todos los días son iguales, es aceptar que no todos los tiempos son iguales será lo que nos dará fuerzas para comenzar un nuevo día. Este poema manifiesta una reflexión a nuestras vidas, ya que, deja un mensaje de esperanza y luz,
    donde en primer lugar, necesitamos creer en Dios y segundo creer en nosotros mismos como también necesitaremos una buena dosis de fuerte motivación, montones de pensamiento y actitud positiva.
    Por otra parte el poema: “Ese gran simulacro”, expresa el estallido del olvido es la amnesia de la historia sin embargo la memoria no olvida nunca a lo sumo se acuesta a dormir una siesta, pero siempre despierta, tarde o temprano para seguir viviendo en el corazón y las mentes de aquellos que las tienen. Por tanto el olvido no existe, se puede dejar de recordar, pero olvidar determinantemente parece un esfuerzo que no tiene frutos, lo que sí puede ser de menor grado es la intensidad de los recuerdos, que de doler de manera intensa pasen a ser menos afligido. En este sentido del poema se refleja que en la memoria a medida que somos capaces de preservarla tiene la huella de posibilitar que las cosas que nos dañaron alguna vez, sean tenidas en cuenta para evitar que vuelvan a ocurrir. Y además en cierta medida, no podría andar con el recuerdo activo de toda la información perceptiva del mundo y de nosotros, todo el tiempo, colapsaríamos por eso la memoria es selectiva.
    Además que el poeta dice que nos dan lecciones de olvidar cosa muy cierta ya que hemos olvidado los fiascos políticos, es un método de dominio político. Los seres humanos no somos maquinas , no podemos simplemente suprimir nuestras emociones y recuerdos tenemos que vivir con todo ello ; hacernos fuertes , ver la realidad tal cual es y saber que podemos enfrentar todos nuestros miedos y conquistarlos , olvidar es olvidarnos a nosotros mismos y eso jamás debemos de permitirlo.

    ResponderEliminar
  2. Yanina Sauñe Chiroque y Alessandro Saavedra Choque - UNFV
    En el poema del maestro Mario Benedetti "Hombre que mira más allá de sus narices"
    Menciona y hace hincapié sobre el lamento del hombre que esta harto de lo cotidiano en torno a su sociedad y realidad, pues el pasar de los días embargan de angustia sus deseos de libertad, a la vez este ser humano no se dejará vencer ni absorber por la ineptitud y la ingenuidad, pues conoce quien es, aunque existen días en los que uno se siente como las demás personas, quejándose, lamentándose; sin embargo, sabe que existe un cambio. pues todos soñamos con algo, pero no sabemos como hacer que se haga realidad.
    Ademas la vida es una rueda continua que jamas se detiene y demuestra en sus caminos los sobresaltos de la vida, pues ese recorrido arrastra verdades y situaciones que nos invita a pensar en "que es en realidad lo que estamos viviendo" El día se convierte como esa ventana o entrada en el que el ser humano se cuestiona, sobre su exterior, pues muchas veces recurrimos al olvido o pasamos por alto las suficientes razones para seguir manteniendonos de pie, además no debemos olvidar que cada día se convierte en una experiencia diferente.
    Referente al segundo poema "Ese gran simulacro"
    con respecto a esto se cita que el olvido es la solución mas rápida para "borrar" esa vida que uno lleva, y que tan inconforme nos tiene, pero que es solo una forma de escapar de la realidad misma, nuestra mente y creatividad se convierte en amiga y enemiga, porque solo recordamos lo mas interesante, a la vez este interés puede golpear nuestras vidas metafóricamente.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Gabriela Soria Cruz - UNFV (UNIVERSIDAD NACIONAL FEDERICO VILLARREAL)
    La primera vez que leí a Benedetti, se me quedó uno de sus versos: " Tu boca que es tuya y mía; tu boca no se equivoca, te quiero porque tu boca, sabe gritar rebeldía". Pero ahora al leer estos poemas, descubro un Benedetti más objetivo y realista.
    El primer poema "Hombre que mira más allá de sus narices" Creo que es un poema perfecto para cuando sentimos que el cielo se nos viene encima y no encontramos la salida a nuestros problemas o nuestras frustraciones. Desde luego, cuando nos sentimos plenos y optimistas debemos ver más allá de nuestras narices y saber que quizá en otro momento veremos el otro lado de la moneda de la vida. Con este poema pienso que Benedetti es el increíble hombre de los sueños y de la paz, a pesar de todos los pesares, por la forma como lo trasmite en sus poemas.
    El segundo poema "Ese gran simulacro" ; A menudo nos suceden o hacemos cosas que en un futuro pretendemos borrar, eliminar o hacer desparecer, pero en nuestro cerebro no encontramos esa función específica, no hay una tecla para pulsar y eliminar todo aquello que no consideramos valioso mantener. No existe la función voluntaria del olvido. La única manera de no recordar algo, es que no haya pasado, por lo tanto, en vez de martirizarnos por ello o intentar pensar que pasara de otra manera, la opción más saludable es aceptarlo. Sí, aceptarlo, aceptar que pasó, y pensar qué bueno y qué malo trajo, aprender de lo sucedido. Convertir lo que nos pasó en parte de nuestra propia experiencia, que es la que nos ha alimentado en nuestro crecimiento. Ya lo dice Benedetti: “el olvido… un gran simulacro repleto de fantasmas”. Y que razón tenía; Por lo tanto, no perdamos el tiempo en querer olvidar o eliminar hechos, situaciones o personas, empleemos nuestro tiempo en aprender lo bueno y lo malo de ello.

    ResponderEliminar
  5. Daniel Porras Delgadillo - UNFV
    El poema "Hombre que mira mas alla de sus narices"
    El hombre desahuciado, inocente, soñador que desde su perspectiva analiza la vida, la vida en que vive en una exageracion de lo conformista y rutinario. A veces la rutina nos vuelve a ser mediocres por excelencia sin darnos cuenta que podemos romper barreras, que podemos tocar el exito por nuestras propias manos, solo es cuestion de tomar el suficiente valor y de decisiones en la vida. Pienso que la rutina en este mundo se volveria muy aburrida y absurda ¿y ustedes no piensan en lo mismo?.
    No hay nada como aferrarse desesperadamente al positivismo,a la creencia feliz de que mañana será todo mejor,contrario a la pesadumbre que pueda habérsenos involucrado dentro.
    Mario Benedetti guarda un mensaje de luz y esperanza en estos tiempos dificiles de nuestra sociedad, en donde las cosas insolitas pueden ocurrir.
    Poema "Ese gran simulacro"
    Uno no puede olvidar aunque quiera, el ovido es inexistente. Muchos de nosotros queremos olvidar algo que nos sucedio en nuestra pero no se puede, el escapar o el olvidar no te ayudará, el recuerdo siempre te persiguira, adonde vayas, hay que enfrentar las cosas , despertar y vivir nuestra realidad hay que pisar tierra en todo momento.
    Lo peor de todo es que ni los unos ni los otros podemos olvidar.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Joselyn Macedo Sánchez-Paola Vidal Villalva - UNFV
    EL POEMA “HOMBRE QUE MIRA MÁS ALLÁ DE LAS NARICES”
    Este poema refleja las sensaciones tan intensas y desagradables que alguna vez hemos sentido. Dejamos de vivir para sobrevivir con lo ocurrido, es cuando nos cuestionamos tanto que nos quedamos sin respuesta, a veces preferimos culpar al tiempo, circunstancias y para sumar a nosotros mismos. Pero por qué vestirnos de verde y comenzar a comprender que parte nuestra vida está llena de problemas, tristezas, y situaciones grises pero que son efímeras , que por no superarlas hacemos que sigan instalados por mucho tiempo…todos podemos saltar vallas por más altas que sean, caminar por senderos a veces abruptos, cambiar tristes finales… llevamos una luz interior que nunca se apaga solo baja su intensidad para no perder de vista a lo anhelo y aumenta una vez más su intensidad cuando vivimos lo anhelado...
    REFERENTE A “ESE GRAN SIMULACRO”
    Este poema nos habla sobre esa “amnesia” que muchas veces usamos de escudo para evitar sentirnos mal, pero cuando la soledad se hace presente se muestra con esos recuerdos que nunca enterramos, porque nunca afrontamos lo ocurrido, preferimos huir para que ya no duela. Todos estamos llenos de recuerdos buenos o malos porque forman parte de nuestra historia, son huellas impregnadas en el alma. Sin embargo preferimos olvidar o mejor dicho evitar esos pasajes que no son están aptos para nuestra susceptibilidad, pero sin darnos cuenta siempre aparecerán en situaciones similares ya que nos sirve de defensa para no volver a ser lastimados y volvamos a afligirnos…para eso sirven los recuerdos para aprender para revivir para entender incluso para ser felices…
    Estos poemas nos han ayudado a reflexionar mucho, hemos podido recordar pasajes de nuestras vidas y darnos cuenta que todo depende de las decisiones que tomemos y si nos equivocamos aprender de lo ocurrido y no sentirnos mal porque podemos enmendar lo ocurrido.

    ResponderEliminar
  8. Catherine Yanqui Consa - Cindy Rodriguez Asenjo UNFV
    “HOMBRE QUE MIRA MÁS ALLÁ DE LAS NARICES”...¿Quién se puede identificar con el poema? o mejor dicho ¿Quién no se identificaría con el poema?
    Describe fielmente las sensaciones que vive día tras día el hombre; sumergido en lo cotidiano, la rutina y los problemas. El maestro Mario Benedetti rescata el valor que todos poseemos, esa luz al final del túnel del cual solo nosotros somos responsables de lo que pensamos, de creer en nosotros mismos y tener siempre presente que habrá un mañana.
    Poema "Ese gran simulacro"
    Todos en un momento pasamos por circunstancias del cual queremos recurrir a la amnesia para olvidar estos malos recuerdos, pero como menciona Benedetti "el olvido está lleno de memoria". Este poema esta lleno de reflexiones; uno de ellos es que solo hay que aceptar la "verdad", si no se puede corregir lo cometido solo nos queda afrontar y aceptar lo ocurrido, porque "nadie sabe ni puede / aunque quiera / olvidar un gran simulacro repleto de
    fantasmas"

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Me encantan los poemas de Benedetti, gracias por compartir este bello poema "HOMBRE QUE MIRA MÁS ALLÁ DE SUS NARICES". No hay nada como aferrarse desesperadamente al positivismo,a la creencia feliz de que mañana será todo mejor,contrario a la tristeza que pueda habérsenos involucrado dentro.Me encanta el cambio de fondo de sus letras.Este poema nos aportan luz y serenidad, pues aunque hoy parezca que las sombras se cierne sobre nosotros, siempre llegará un nuevo día y lucirá el sol. ¡Qué bien describe Benedetti los distintos estados de ánimo y sobre todo, que después de la tormenta llega la calma!

    ResponderEliminar
  11. JOHANNA ANTONIA FLORES ROCA - U.N.F.V

    Me gustó mucho leer estos poemas, interesantes, remueven lo más sensible del ser humano, es la literatura un medio ideal para sensibilizar y humanizar a las personas; que cada día se deshumanizan más y nos volvemos más individualistas y dejamos de lado el bienestar común, convirtiéndonos en más individuos y menos humanos. Es pues nuestra labor como docentes preocuparnos por lo que cauce un texto en el lector, más que cuántos premios y reconocimientos ha recibido en toda su vida cierto autor, porque mientras exista personas que lean la literatura con entusiasmo y la compartan con orgullo la literatura estará viva. Los poemas de Mario Benedetti me entusiasmaron mucho, “Hombre que mira más allá de sus narices”, se cuestiona la realidad en la que vivimos, cayendo en lo cotidiano, muchas veces eso también pasa en el aula los profesores caemos en lo cotidiano y se va tornando la enseñanza aburrida. Cada día debemos vivirlo con entusiasmo y alegría, vivir cada día con la esperanza de que no todo está perdido, al contrario nuestro mundo cambia, cuando empezamos a cambiar nuestro espacio , no dejarnos abatir por el cansancio ni pretender huir de los problemas, al contrario debemos enfrentarlos, es el mensaje que debe causar en el receptor, lo que debemos tener en cuenta cuando compartamos con nuestros alumnos, despertemos en ellos el sentimiento de aceptación o rechazo a un texto, pero con sustentos, hagamos de nuestros alumnos personas luchadoras, sensibles y con capacidad crítica. En cuanto a “Ese gran simulacro”, no podemos asumir al olvido en nuestra vida como un borrón a algo que ya no deseamos recordar, sino más bien debemos asumir cada error y aprender de él, sacando lo mejor cada día de nosotros, esforzándonos cada día para ser mejores, porque el pasado siempre estará presente en nosotros, pero no debemos usarlo para auto lastimarnos, sino más bien para asumir la vida no como algo cotidiano, donde solo suceden cosas buenas, sino que la vida está llena de retos que debemos asumir y superar, este mensaje debe llegar a nuestros alumnos, la vida tiene chispas de felicidad y gotas de tristeza que se complementan con el esfuerzo diario. No dejarse abatir. Además somos responsables de nuestras decisiones, solo a asumirlas y continuar luchando.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar